En clase

Es la segunda vez que doy clase de iluminación con una bailarina. Hace dos años fué con Zoe, este año con Amanda.

Aquí estamos en el estudio, aunque ha sido dificil poder entrar en él dada la política de clases que tenemos. La luz en esta ocasión es de un flash a las siete y media.Las manchas naranjas del suelo y fondo se deben a que además había varios fresnel de teatro encendidos, que quedan prácticamenta anulados con el flash. Además otros dos flashes con un disparador de radio diferente, lo que nos permitía tener tres grupos tirando a la vez sin que se molestaran.

En el jardín, ya tarde, claro, e slo que tiene el otoño, que atardece demasiado temprano.

En las dos últimas, dos fresnel a derecha e izquierda y un recorte frontal.

Diciembre

Decir 2020 es un año raro es una perogrullada, no hace falta que nos lo digan para saberlo. A fecha de hoy, que es siete de diciembre solo he hecho veintiseis sesiones. Esta es de ayer, con Zaira, nueva bailarina para el proyecto. Aquí en El Puerto porque no podemos salir fuera y solo puedo contar con quien ya esté en el mismo sitio que yo.

Made en Madrid

Made León en Madrid, hace dos años. Fuí y volví de Cádiz a Madrid en el día, solo tuvimos dos horas largas para hacer las fotos. Todo cerca de la Plaza Mayor para no estar muy lejos de la estación de Atocha, adonde tenía que volver para coger el tren de vuelta.

 

Nerea en la Caleta

Hicimos estas fotos para el curso de fotografía de danza de la Universidad de Cádiz de 2019 que no llegó a impartirse por falta de matrículas. En ese día perdí el cuaderno con todas las notas de los últimos dos años, con todos los cálculos, con todas las propuestas de fotos, con el desarrollo del curso CEP de flash en exteriores que impartí en Jerez. Un desastres de día vamos. Digo yo que para qué le servirá a quien encontrara el cuaderno todo aquello, un montón de disquisiciones matemáticas y gráficas y listas y listas de fotos-por-hacer y plantas de escenarios. Para diez páginas en blanco que le quedaran a la moleskine. Una putada, creanme.

 

ecarte

Victoria en el bosque de piedra

Catorce de agosto de 2019, en Madrid. Teníamos dos posibilidades, el amanecer en el Palacio Real o en las cuatro torres (que ya van a ser cinco), decidimos las torres. Buena elección, la luz de las siete de la mañana es mágica, estuvimos como hasta las diez y media.
El suelo está formado de adoquines que hacen temer una caída, con algunos puestos de la manera tradicional y otros levantados. El efecto es como el de la maqueta de una gran ciudad visto desde arriba y ahí Victoria es más que Victoria, y se arriesgaba a una mala caída y romperse algo. Así que nos mantuvimos haciendo poses, cosa rara en mi.
El vestido rojo, el cielo azul, la maqueta negra. La luz del sol viene de la derecha de la imagen, el relleno del lado izquierdo viene del sol reflejado en el edificio que tenemos fuera de cuadro a mi izquierda.

 

Victoria con el vestido rojo en las torres.