Luna, segunda toma

Con Luna en la playa de La Caleta, en Cádiz. Uno de mis sitios favoritos. Estaba repasando las fotos para el libro y pienso que hay que ver lo poco que he visto lo que he hecho. Cuando tiramos las fotos pasé por el reportaje dando solo un vistazo y hasta ahora, cinco años después, porque las fotos son del 27 de diciembre del 14, no las he visto.

prd_lunacaleta-566prd_lunacaleta-589

Este fué el día del vestido de Cristina, aunque no es el de la foto. Aquí estabamos haciendo tiempo para hacer las otras fotos, que si que he enseñado más veces. Pero me gusta la gente en el paisaje, mirando, o haciendo como que no ven.

A ver si podemos repetir con Luna en breve.

 

 

Tres

Era el día del Corpus de 2016, nos fuimos Natalia (primera foto, en puntas) a hacer algunas fotos. El curso estaba terminando y ella acababa sus dos años de estudios de perfeccionamiento en el Centro Andaluz de Danza. Estuvimos por el pantalán del río frente al Puente de Triana, que tantas veces he usado para las fotos y por el callejón de la Judería, junto al Patio de Banderas. Ahora que lo pienso no caigo en como fuimos desde un lugar al otro, si andando o pillamos un taxi.
Ya en la Judería fotografié el tatuaje que Natalia se habia hecho en la pierna. Tres pequeños ángulos en paralelo, como plumas de una flecha “¿Qué quieren decir?” le pregunté. Las tres amigas que habían compartido estudios, ella, Luna y Ana, al separarse habían decidido repetir el mismo tatuaje.

Algo más de un año después, en julio de 2017 coincico con Luna en Cádiz, quiero hacer la foto del tatuaje. Ella es de contemporaneo, Natalia de neoclásico. Luna viste con zapatillas de deportes (“tenis” le decimos por aquí).

Dos meses depues, en septiembre, Ana viene de vacaciones a Sevilla despues de casi un año trabajando en una compañía en Leeds, me dice que quiere hacer fotos, quiero reunir los tres tatus. Nos vamos al polígono Arte Sacro, Ana, de contemporaneo, baila descalza.
Cada una en su estilo, cada una con su personalidad. Las tres en danza.