Andrea, segunda toma.

Era un agosto sevillano, hacíamos nuestra segunda sesión, vestida con el vestido rojo y estrenando mono negro. Paseamos por Santa Cruz, las fotos son en la plaza de las Tres Cruces y el callejón de la Judería.

Andrea es flamenca, cuando comenzó en el conservatorio Antonio Ruiz Soler tenía muy claro que lo que quería era flamenco. Nuestra tercera toma fué con los pianos en Sevilla, donde hizo flamenco el Turina y el resto de piezas clásicas por las que pasamos. Entonces me admiró el potencial coreográfico que tenía. Potencial que Andrea está demostrando ahora que inicia su carrera profesional. Andrea es de esas personas con las que uno se enorgullece de haber trabajado. Pero el orgullo, como ya saben, es un pecado. Otro.

Laura con harina

Fué Klara quien encontró el sitio, una nave abandonada que tuvimos que barrer para quitarle la costra de cuatro dedos de alta que tenia el suelo. Entre ella y María (Born) hicieron posible mucho de esta sesión.

Laura Rodríguez Reina bailando imposible bajo el polvo de los cuatro cinco kilos de harina que le echaron por alto.

Mati en Jerez

No quiero hablar del festival de Jerez. Así que no voy a contar que Mati fué a Jerez y callejeamos un rato bailando por los rincones de las calles junto con Sara, de quien iré subiendo tambien alguna otra foto y que aquí aguantaba el flash con que compensaba el contraluz de la escena. Plaza de Belen, con luz de mano y fondo natural.

Laura como Koré

Si hay una bailarina versatil es Laura Rodriguez Reina, ya veremos más cosas de ella y de lo que puede.
Una de las series obre la que trabajo, más bien poco que mucho, es sobre las ninfas, los espiritus femeninos que según la tradición y la mitología están asociadas a lugares naturales. Uno de los personajes más enraizados en la antigüedad prehelena y que encarna varias de las formas que sugieren a la triple diosa es Koré-Perséfone-Proserpina. Koré como ninfa del trigal, del pasto.
Laura como Koré, bailando en el prado.

Julia como Carmen en la fábrica de tabacos

Era junio de 2018, la compañía de Victor Ullate venía a Sevilla con su Carmen. Había quedado con una de las bailarinas, Samantha Votari para hacer algunas fotos en el edificio de la Universidad de Sevilla que anteriormente fué la fábrica de tabacos donde se desarrollan las primeras escenas de Carmen. Por diversas razones Samantha no pudo ese día y tampoco podíamos meternos allí el día que ella podía, porque teníamos que pedir autorización a la Universidad y podíamos meternos cuando quisieramos. Así que hicimos las fotos con Samantha otro día en otro sitio.
Pero ya tenia pedida la autorización para hacer las fotos así que necesitaba otra bailarina. Pregunté a Alejandra Ruiz de Alda si estaría aquí ese día pero no, tampoco estaría en Sevilla, pero me recomendó a una compañera de clase del Centro de Danza de Segovia, Julia. Así que lo hicimos con ella.

julia-542

julia-543