Dos formas de disfrutar la playa, Paola, verano 2017.

Esta fué nuestra segunda vez, un año después de la primera. Ahora en agosto de 2017, comparando las fotos se ve el crecimiento de Paola, tanto en edad como en facultades creativas. Aquí nos pusimos a jugar con el suelo de la playa, bailando, no posando, dejandola llevarse por lo que le pidiera el cuerpo, la mente y el ritmo. Quiero hacer una serie completa con esta coreo improvisada que construyó aquella tarde.

Me gustan las fotos con gente al fondo. Maneras de disfrutar la playa, cada una con su tema.

 

Made en Madrid con sombrero negro

Era marzo de 2018, Made venía de México para usar Madrid como centro de movimiento para poder asistir a audiciones en Europa. Habíamos hablado hacía unos meses de poder hacer algunas fotos si coincidíamos. Así que fué un viaje visto y no visto. Cogí el tren en Cádiz por la mañana, me bajé en Madrid a la una y volví a las cuatro. Tuvimos ni tres horas para hacer las fotos y correr de vuelta. Anduvimos por la Plaza Mayor y al rededores, legando a la Puerta del Sol y vuelta antes de que el tráfico del centro madrileño me hiciera perder el tren.
En Madrid, por casualidad, estaban dos amigos, antiguos alumnos, María y Diego, que estuvieron ayudando y participando en la sesión.

De las mejores bailarinas con las que he colaborado. El suelo nos jugó algunas malas pasadas. La plaza Mayor no es precisamente el mejor sitio para bailar, no ya por la cantidad de gente que hay, sino por el suelo, duro, que duele al saltar, de manera que no hicimos ningún salto, todo suelo, extensiones, y búsquedas de luz entre las rendijas de las puertas. Que ya se publicarán.

 

Laura con bata roja

Laura Reina con bata de cola roja. ¿Serendipia son las casualidades afortunadas, no? Pues serendipia es la bata roja. Laura traía la otra, la azul, en la bolsa, y la bolsa pesaba más de la cuenta, sin darse cuenta estaba esta otra. Y claro, la aprovechamos.

 

laura8LTD-50

Seis vistas de una bailarina

Seis vistas de Nerea. Hicimos estas fotos el verano pasado, el del 18, como ilustraciones para mi libro de iluminación “Control de la Iluminación”, en ellas trataba de mostrar algunos de los diseños de iluminación posibles para una figura. En esta ocasión era el diseño en Y, con dos kickers y una frontal. En las fotos, de las que solo se publicó una, se aprecia el modelado que producen las luces al girar el cuerpo. Luz y epaulement.

 

nereademiolvido-130nereademiolvido-131nereademiolvido-133nereademiolvido-134nereademiolvido-135nereademiolvido-136

Laura Reina en estudio. Puntas y mantón.

¡Vuelta a trabajar con Laura! Después de año y medio, desde septiembre de 2017 a este noviembre de 2019.

Pero hoy, a la vuelta de dos meses de inactividad por mi parte, vamos al estudio de danza de Love 2 Dance, y prueba la sala baja. Coloco el foco nuevo a casi cuatro metros de altura, y al cabo del rato, Marta Moguer y yo decidimos olvidarnos de los focos y nos ponemos a trabajar con la luz natural que, como se ve, se cuela por la cristalera.

De Laura, que su formación en danza clásica y en española, ya que tiene las dos carreras, le permite hacer lo que hemos venido a hacer: bailar con mantón de manila y en zapatillas de puntas. Una de las bailarinas más completas y comprometidas, más libre y segura, y con las que prefiero trabajar.
El mantón, bordado por su abuela a mano. La actitud y el bien hacer, todo suyo.

 

Carlos y Elena en la Buhaira. Momentos intersticiales de la danza.

Este año Carlos y Elena estudian el segundo curso del Centro Andaluz de la Danza, del que esperamos no haya malas noticias por cierre debido a la “política cultural” de los comisarios que solo ven en la cultura “chiringuitos” que cerrar.

Este es el tipo de fotografía de danza que me gusta hacer. Una fotografía del movimiento, de la expresión, en vez de una fotografía de la pose y el dibujo. Pido a los bailarines que interpreten una variación, que la bailen, normalmente sin música, y fotografiamos los momentos intersticiales que nacen de su danza. Intento situarme lejos para no interferir en su exhibición y los dejo a su aire, como si estuvieran en un escenario. “The world is my stage” dice la frase, el mundo es mi escenario. Aquí estamos en el parque (o jardín, no recuerdo) de la Buhaira, en Sevilla, antiguos depósitos de agua de la ciudad en la época taifa.

Esta es mi vuelta a las fotos de danza despues de dos meses de parón obligado. Fueron dos sesiones hoy, una por la mañana en estudio con Laura Reina y esta de la tarde, en estdio.

 

 

 

Nerea en la Caleta

Hicimos estas fotos para el curso de fotografía de danza de la Universidad de Cádiz de 2019 que no llegó a impartirse por falta de matrículas. En ese día perdí el cuaderno con todas las notas de los últimos dos años, con todos los cálculos, con todas las propuestas de fotos, con el desarrollo del curso CEP de flash en exteriores que impartí en Jerez. Un desastres de día vamos. Digo yo que para qué le servirá a quien encontrara el cuaderno todo aquello, un montón de disquisiciones matemáticas y gráficas y listas y listas de fotos-por-hacer y plantas de escenarios. Para diez páginas en blanco que le quedaran a la moleskine. Una putada, creanme.

 

ecarte